Objetivos y alcance.

Para el año 2050 se estima que la mitad de la población mundial vivirá en las ciudades; más del 75% de ese crecimiento se producirá en los países en vías de desarrollo en contextos de escasez de recursos y fuertes desigualdades en las relaciones de poder. Ante esta perspectiva, no es de extrañar que los jefes de estado y de gobierno aprobaran en 2015 los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y en 2016 la Nueva Agenda Urbana Mundial, y reconocieran como los grandes retos para las ciudades del siglo XXI el incremento de las desigualdad y la insostenibilidad.

Este área tiene como fin último contribuir a reducir las desigualdades a partir del apoyo a comunidades excluidas, movimientos sociales, etc. de modo que se hagan visibles las causas estructurales de su exclusión, así como sus capacidades y esfuerzos por hacer efectivo su derecho a la ciudad. Para ello, se llevarán a cabo procesos de investigación-acción en casos concretos y actuales en los que se estudiarán las políticas y prácticas implementadas por los distintos actores (agencias internacionales, gobiernos nacionales y locales, administraciones públicas, sector privado, movimientos sociales, comunidades de afectados, etc.), así como el impacto de las mismas a la hora de hacer o no efectivo el derecho a la ciudad para todas las personas.

En la medida de lo posible, se promoverá la inmersión de los investigadores y expertos en las comunidades excluidas objeto de estudio con el objetivo de generar procesos de reflexión-acción, tanto para identificar los retos a abordar como las posibles alternativas para responder a los mismos.